jueves, 20 de octubre de 2011

Dragones de Cuera

Nos encontramos tal vez ante una de las unidades menos conocidas del ejercito español, el dragón de cuera.

Su origen se remonta al s. XVI, fecha en la que la Corona española crea una línea de puestos fortificados, llamados presidios, construidos al norte de la ciudad de México en 1570, para contener las incursiones de los indios chichimecas. Dos siglos más tarde la línea de presidios, llegó a lo que hoy es el suroeste de Estados Unidos y se extendió desde Texas hasta California.

Estos presidios eran fortificaciones construidas de piedra y adobe, generalmente de forma cuadrada, con bastiones salientes o torres en esquinas opuestas, donde se colocaban cañones, estas construcciones guarecían a los habitantes de los presidios de los ataques de los indios bárbaros.

Los dragones de cuera o soldados de cuera eran una fuerza única que se distinguían de las tropas regulares españolas teniendo su propio reglamento. Las tropas se regían por los reglamentos de 1729 y 1772, en ellos se regulaba su uniforme, armamento, etc.

Se denominaban dragones de cuera, por la protección que les cubrían, consistía en un abrigo largo que llegaba hasta las rodillas, ya en el s. XVIII y XIX se acortaría llegando sólo a la cintura. El abrigo se componía de varias capas de piel de gamo unidas por los bordes por una costura y sujeta al cuerpo mediante correas, resistente a las flechas de los indios.

Además para su protección podían llevar una adarga, escudo que consistía en dos óvalos superpuestos.También podían llevar una rodela de forma circular, los dos en piel y resistentes a flechas y golpes.

El armamento consistía en una escopeta calibre 69, dos pistolas del mismo calibre, espada ancha, una daga y una lanza. Además cada dragón debía de contar con seis caballos y una mula.

Un presidio contaba normalmente con un capitán, un teniente, un alférez, un capellán, uno o dos sargentos, dos cabos y unos cuarenta soldados, además de contar con indios exploradores.

La composición era parte de españoles nacidos en América, mestizos, mulatos y el resto indios. Sólo los altos mandos eran europeos, no solo españoles, sino también irlandeses, valones e italianos.

Este tipo de unidades no se vieron envueltas en grandes batallas en las que se mueven un gran número de tropas, de hecho nunca pasaron de 200 hombres en las acciones conjuntas, número que se consideraba el volumen de tropa máximo para operar con eficacia. Estos soldados se enfrentaron a los apaches, comanches y otras tribus indias, además de franceses, ingleses, rusos, norteamericanos y también a los insurgentes mejicanos. En el siguiente post, vamos a recordar algún episodios en los que se vieron envueltos los dragones de cuera...

1 comentario:

Entorviscao dijo...

Que interesante entrada, la verdad que no conocía a los dragones de cuera, estaré atento al siguiente post.