sábado, 2 de mayo de 2009

Los lazaristas: los caballeros leprosos



Las reglas de los templarios y de los hospitalarios establecían que si alguno de sus miembros enfermaba de lepra –una enfermedad muy difundida por entonces en Siria- debía abandonar la orden y unirse a los hospitalarios de San Lázaro, especializados en enfermería, que se convirtieron en la tercera gran orden militar de Ultramar.Transformada en orden militar durante la primera cruzada, y seguidora de la regla de San Agustín, la leyenda dice que los primeros maestres de la hermandad, que nunca fue muy numerosa, fueron siempre leprosos. A principios del siglo XII el leprosario de San Lázaro, en Jerusalén, pasó a depender de los hospitalarios francos. Luis VII de Francia fue un ferviente admirador de la orden, y tras su regreso a Europa estableció a doce hermanos lazaristas en su castillo de Boigny, cerca de Orleans, donde fundaron un hospital de San Lázaro que se convirtió en la casa central de la hermandad. Entre sus cofrades ilustres se encuentra el conde Raimundo III de Trípoli (1152-1187).

2 comentarios:

ALMOGAVAR dijo...

Muy buen blog, felicitaciones. Te invito a que recorras el mio en http://losmasgrandesdelahistoria.blogspot.com

Saludos

Anónimo dijo...

Buenas noches:
Te invito a que elimines la imágen que acompaña al apartado el reclutamiento ya que la web de la que lo copiaste dispone de derechos de copyright. De no eliminarla me veré obligado a darlo a conocer al servicio de Google de protección de los derechos de autor.
Un saludo